Remembranzas de dos entidades villavicenses que ya no existen

Las dos crónicas que a continuación comparto las redacté en los respectivos momentos cuando ocurrieron los hechos que describo. Son las narrativas del final de dos emblemáticas instituciones que por décadas le aportaron al desarrollo integral no solo de Villavicencio”.

E:\Villavicencio vista desde la alcaldía.jpg
Vista de céntrico sector de la capital del Meta. La panorámica fue tomada en diciembre de 2017 desde el décimo piso del edificio de la alcaldía (Foto: Óscar A. Pabón M.).

Las dos crónicas que a continuación comparto las redacté en los respectivos momentos cuando ocurrieron los hechos que describo. Son las narrativas del final de dos emblemáticas instituciones que por décadas le aportaron al desarrollo integral no solo de Villavicencio, me refiero a la emisora La Voz del Llano y al colegio de La Sabiduría.

Antes fueron publicadas en mi cuenta de Facebook de cuya memoria electrónica las rescato. A los textos originales les hice algunos ajustes de redacción.

Mi homenaje a La Voz del Llano:

Con el inicio del mes de septiembre de 2012 ocurrió un hecho clave en la historia de la radiodifusión villavicense. Lo causó la economía del libre mercado.

 A partir de su creación en julio de 1961 sus estudios solo tuvieron dos sedes, se ubicaron en las últimas plantas de dos céntricos edificios del pueblo al que vio y ayudó a convertir en ciudad. Pero a partir del primer sábado de ese mes a La Voz del Llano se la llevaron para unas cuadras más abajo, desde allí emiten su señal.

E:\La voz del Llano.jpg
(Imagen tomada de Google)

El traslado de sede se debió a una transacción comercial de la que se conoció que al parecer una heredera del tolimense  Jaime Pava Navarro, su creador, la arrendó a RCN. Quiero ello decir que ya no se le anunció más como de la “Cadena Súper de Colombia” y dejó de llevar el nombre original.

A la postre solo conservó su frecuencia, es decir la 1020 AM.

Quienes trataron al señor Pava Navarro cuentan del admirable equilibrio empresarial y social que siempre le imprimió a sus emisoras, de ahí el éxito conquistado.

Hay que decir que La Voz del Llano por muchos años emitió en ondas corta y larga, coberturas con las que conquistó y colonizó la vasta sintonía en la región orinoquense razón suficiente para reafirmar el significado de su nombre.

En los diales de sus radios transistores, en onda corta, a la par de emisoras venezolanas y de otros países, los habitantes de la llanura y de la selva sin enlaces se mantuvieron informados gracias a una radiodifusora regional que emitía desde el centro de Villavicencio. En sus casas a diario sintonizaron las programaciones y pendientes estaban de escuchar los “mensajes al llano”.

Junto a su amplio e inmedible impacto socio cultural La Voz del Llano sirvió como permanente academia de formación de varias cohortes de locutores y periodistas locales.

Pienso que el declive de La voz del Llano comenzó a partir del momento en que dejó de emitir en onda corta, de esto hace ya varios años, merma electrónica que la dejó con una reducida cobertura desamparando a su cautiva audiencia regional. Luego vino la reestructuración administrativa del año 2011 que le dio paso a lo que sucedió al año siguiente en el referido mes de septiembre.

Así, a sus recién cumplidos 51 años de vida La Voz del Llano pasó a otra vida empresarial y los metenses nos quedamos sin una emisora netamente regional.  

Villavicencio se quedó sin su centenaria Sabiduría

El año 2017 marcó la desaparición del patrimonial colegio Nuestra Señora de la Sabiduría de Villavicencio siempre regido por religiosas de la comunidad del mismo nombre con el que lo bautizaron.

En dicho establecimiento desde 1905 se educaron miles de muchachas pues fue creado específicamente para niñas, aunque hace unas cuatro décadas que en la jornada nocturna admitieron muchachos.

E:\La Sabiduría 1.jpg
De arquitectura sencilla desde sus inicios fue el colegio que en el pequeño poblado las religiosas fundaron en el año 1905. La fotografía es del archivo de la entidad y fue facilitada a la FAFO para el álbum “Villavicencio imagen del pasado”. 

La institución educativa siempre gozó de excelente prestigio y en la memoria colectiva quedó grabado el tradicional uniforme de diario de sus estudiantes: blusa blanca y jardinera azul, medias blancas y zapatos negros.

Resulta paradójico, que a pesar de su voluminosa historia no haya un trabajo monográfico que recoja parte de los centenarios aportes sociales y culturales de las monjas, extranjeras y nacionales, a la vida villavicense.

Percibí que la noticia sobre la extinción del Colegio Nuestra Señora de la Sabiduría no generó mayor sentimiento de asombro entre sectores de la sociedad de la capital del Meta.

Como yo mismo me cuento en ese grupo me propuse hacer este modesto homenaje a la comunidad religiosa que por 112 años ayudó a forjar el desarrollo de Villavicencio.

Pero además quiero recordar que las monjas de La Sabiduría no solo aportaron desde su colegio, ellas fueron las primeras enfermeras que ayudaron a fundar el Hospital Montfort, por muchos años fueron las únicas enfermeras. 

También la famosa Hermana Alfredo de la Sabiduría fue la gestora de la obra Sopa Juan XXIII dirigida a calmar el hambre de población vulnerable en el transcurso de décadas.

Lo anterior quiere decir que el año 2017 le fijó el final a la presencia de la comunidad Hijas de la Sabiduría en Villavicencio quienes en 1905 a cumplir su misión llegaron.  A dichas religiosas con respeto otrora se les llamaba Reverendas Hermanas Hijas de la Sabiduría, su abreviatura era RR HH.

E:\La Sabiduría 2017.jpg
En el año de su liquidación, 2017, esta era la fachada del edificio del colegio. Al hacer el contraste entre esta imagen y la anterior se aprecia que en las sucesivas intervenciones para construir las dos plantas superiores se respetó la arquitectura original de la añeja casona. (Foto: Óscar A. Pabón M.).

Una respuesta a “Remembranzas de dos entidades villavicenses que ya no existen”

  1. Ana Margarita Rodríguez Devia dice:

    Lamentablemente se pierden sin son ni Ton. El Colegio de Nuestra Señora de la Sabiduría era una institución formativa única donde cursaron su bachillerato grandes e ilustres damas de la sociedad llanera. Las Hermanas fueron las primeras en llegar a lomo de mula para poder impartir educación. Que tristeza esa pérdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We are glad you have chosen to leave a comment. Please keep in mind that comments are moderated according to our comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones Recientes

En 1871 expedición bajó desde Tolima por el camino sanjuanero al territorio de San Martín La colonización de La Macarena en un poema de 1976 Cáqueza hace parte de la ruta literaria de La Vorágine Diálogos “En  Armonías Colombianas” con Palo Cruzao Tras las huellas del antiguo camino de herradura entre Bogotá y Villavicencio Por el camino de Apiay Francisco de Paula Santander en 1816 llegó a los Llanos Las aves inspiración de cultores llaneros El racionamiento de agua en Bogotá saca a flote el proyecto Chingaza II. En el Día Internacional de los Monumentos memoria de obra natural y cultural Desmemoria arquitectónica de nuestras ciudades: la experiencia de Villavicencio

Comparte esta publicación

Facebook

Categorías

  • Histórica y Cultural
  • Medio Ambiente
  • Otros Autores
  • Principal