Silvia Aponte, recuerdos de su admirado trasegar literario

“Ante esta propuesta los nervios la cundieron y como mecanismo de defensa le dijo que no podía porque la mamá estaba muy anciana y enferma y que ella la atendía, además que era responsable de algunos de sus hijos menores.

Que en cambio su amiga Carmen sí podía colaborarles porque también era escritora y no tenía ni marido ni hijos.”

G:\Silvia Aponte foto.jpg
La escritora Silvia Aponte durante un atardecer en el río Arauca. Fue en el año 2007 en la capital de su departamento.  (Foto: Óscar A Pabón M).

Supe del don de la palabra que Dios le legó a Silvia cuando en jornadas de literatura no solo infantiles sino con adultos, soltaba su interminable selección de costumbristas cuentos cortos sobre el “Tío conejo y el tío tigre”, con los cuales al auditorio primero lo embelesaba y luego le hacía soltar carcajadas.

En el ejercicio de recordación de la apreciada y admirada Silvia Aponte, ya desaparecida, evoco a algunas de las personas que con todo su gusto -a solicitud expresa suya- la acompañaron en la edición de sus libros ya como prologuistas, ya como ilustradores. Con seguridad digo que puede haber alguna inconsistencia en los datos que ahora detallo. 

Inicio diciendo que si no estoy mal los dos primeros ilustradores de sus títulos fueron: Andino Abril, araucano médico cardiólogo a la novela “Las guajibiadas” y el arquitecto Hernando Onofre al cuento infantil  “El sapo Toribio”. 

Después Soraya Yunda hizo las carátulas de “Guayare”, “La catira María Eucadia”, “El pesador de tradiciones” y “Rompellano” al que además le aportó las viñetas, ella es la de mayor número de trabajos pictóricos en la obra de la llanera escritora. 

Así mismo la figura internacional que cayó en las redes literarias de Silvia fue el pintor italo-argentino-colombiano Germán Tessarolo, quien gustoso se encargó de las portadas de los títulos “Sonrisas de Dios” y “Verónica Escalante”.

Hablando de quienes le escribieron prólogos y otros textos para sus obras puedo enunciar a Manuel Zapata Olivella, Eduardo Mantilla T., Jorge Eliécer Pardo, Olaff López de Mesa, Carlos Rangel, Carmen Martínez y Alberto Herrera.

G:\Silvia Tesarolo.jpg
El reconocido pintor internacional Germán Tessarolo apreció mucho a Silvia Aponte. Como muestra de su amistad le hizo este retrato con póstuma dedicatoria, tiene fecha marzo de 2015. Está en la Biblioteca Eduardo Carranza de Villavicencio.

Un trío de anécdotas no literarias:

Del inventario de anécdotas que de ella guardo comparto la siguiente trilogía: 

En la última página de la Radio Revista Cultural de julio de 1995 escribí la nota Pocatil y Tilín en el reino perdido, en la que narró la historia de cómo dicho mecanografiado cuento infantil regional fue salvado de una caneca de la basura a la cual su autora lo había arrojado al no poder encontrar patrocinador para editarlo. 

El hada madrina que de allí rescató el texto fue Rosita Hoyos de Mejía, quien cuando la escritora le contó el suceso con ella rápido fue hasta la casa con la fortuna que aún no había pasado el carro recogedor de la basurera. La recordada Rosita hizo gestión gubernamental y el cuento infantil fue editado por la Imprenta Departamental del Meta

La siguiente anécdota también ella misma me la contó. Le ocurrió en el municipio de San Martín de los Llanos en donde el Colegio Integrado la contrató para dar una conferencia. Al atardecer del día pactado desde Villavicencio viajó a cumplir el compromiso, pero al bajarse de la flota se equivocó de rumbo tomando una vía destapada anterior a la que lleva al colegio.

Como ya caía la tarde algunos perros le ladraron y en medio del susto la escritora no miró un becerro que estaba echado en la mitad de la calle y terminó subida en él. Al final entre asustada y un poco aporreada llegó a la institución educativa y pudo dictar la charla. 

La última historia es la reina de todas. Luego de algunos años las dos amigas, colegas y paisanas: Carmen Martínez y Silvia Aponte volvieron a encontrarse durante encuentro literario con sede en la capital araucana.

Esta anécdota la contó Carmen allá en visita a tierras apureñas prevista por el programa de literatura. Yo estaba con ellas. 

Según Carmen sucedió cuando las dos iban por los pueblos del Meta buscando en las alcandías ganarse unos pesos con la venta de sus obras y de sus charlas sobre la cultura llanera. 

Fue en la región del Ariari en algún sector con presencia guerrillera. Las dos en flota ya regresaban a Villavicencio. De pronto en el camino había retén de las Farc y los pasajeros tuvieron que bajarse.

Uno de los guerrilleros le preguntó a Silvia que quién era y su oficio. Le respondió que escritora. Entonces el insurrecto le dijo que ellos necesitaban a alguien que les escribiera sus historias, que los acompañara unos días al campamento para que las escuchara.

G:\Silvia y dos más.jpg
Carmen Martínez Arteaga, el autor de esta crónica y Silvia Aponte. Fue en la ciudad de Arauca en el año 2007. (Foto: Juan José Niño O.).

Ante esta propuesta los nervios la cundieron y como mecanismo de defensa le dijo que no podía porque la mamá estaba muy anciana y enferma y que ella la atendía; además responsable de algunos de sus hijos menores.

Que en cambio su amiga Carmen sí podía colaborarles porque también era escritora y no tenía ni marido ni hijos. 

Es de suponerse la reacción de Carmen, por el gesto de su amiga y compañera de tareas culturales. Al final nada pasó y llegaron bien a su destino.

Aquella tarde de más anécdotas y muchas risas Carmen Martínez A. quedó comprometida para recoger en una publicación historias de Silvia narradas incluidas las de esa tarde. 

El último encuentro de Silvia Aponte con amistades:

En la víspera de la fecha de San Pascual Bailón de 2014, 16 de mayo, a un numeroso grupo de amistades de la cultura metense la recordada escritora le presentó adelanto del que sería su nuevo proyecto editorial con el título Los niños de ayer, los Maestros de hoy

Tanto el enfoque de su trabajo como el poder de convocatoria me dejaron lelo. A pesar de los quebrantos de salud que la limitaban físicamente, Silvia anunció que para julio de mismo año estaría listo su homenaje a quince reconocidos artistas del joropo de Arauca, Casanare, Meta y Vichada, a quienes les habían solicitado escribir sus cuitas infantiles y también sus inicios y realizaciones en el campo del folclor musical y de baile llanero. 

Sabedores de su particular gusto por el joropo “Cajón de Arauca apureño”, todos a capela se la cantamos, ella también lo hizo. Al salón llegó enferma y pronto se alivió por la compañía de tantos cultores y gestores culturales llaneros. Con esa canción el recinto de la biblioteca Germán Arciniegas además de voces se llenó de sentimientos y de aplausos.

Espero no equivocarme al decir que quizá esa fue su última aparición pública porque casi tres meses después vencida por los males la llanera escritora dejó este mundo. El deceso ocurrió en clínica de Bogotá el 30 de agosto. 

Su velación se cumplió en el auditorio de la Biblioteca Municipal Germán Arciniegas de la capital del Meta. En ese mismo lugar ella estuvo muchas veces como figura central, recuerdo cuando presentó una de sus obras y al escenario llevó una florecida mata, creo que era de Malabar ahora nada común en los jardines, porque la trama de la novela hace alusión a dicha perfumada especie botánica.

5 respuestas a “Silvia Aponte, recuerdos de su admirado trasegar literario”

  1. Jairo Ruiz Churión dice:

    Hace falta Silvia, quedaron muchos escritos pendientes sobre las tradiciones llaneras, y solo ella sabía manejarlas.

  2. Arturo Arango dice:

    Oscarbón: este es su primer trabajo escrito despues de darnos la noticia de que, al terminar su actual contrato con Unillanos pasará a acompañar a tantos amigos en el club de los espíritus puros, el club de los merecidamente pensionados tras largos años de servicio a la sociedad y la región llanera. Este honenaje a nuestra inolvidable Silvia nos confirma que, retirado de la esclavitud laboral, seguirá acompañándonos en el encantador mundo de la cultura. Cuente con nosotros.

  3. Soraya Yunda Romero dice:

    Gracias excelentisimo Oscar por guiarnos en los frágiles caminos de la memoria.
    Silvia Aponte gran llanera, artista y amiga. Dios la tenga coronada de Gloria.

  4. Alvaro Perez Surs un dice:

    Interesante narrativa de doña Silvia, ella siempre a través de sus escrito dio a conocer la cultura e idiosincrasia del pueblo llanero.

  5. William dice:

    Gracias Oscar, recibo este escrito cargado de emoción y de memoria como un gran regalo por mi cumpleaños hoy; Escritos como este reconfortan el dolor silencioso, casi oculto pero siempre presente que causa su partida, la extrañamos, por que además, si fue excelente escritora y narradora de su ser del llano, fue aún más grandiosa como ser humano, a Dios gracias fui parte de su corazón y ella aún sigue siendo parte del mio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We are glad you have chosen to leave a comment. Please keep in mind that comments are moderated according to our comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones Recientes

En 1871 expedición bajó desde Tolima por el camino sanjuanero al territorio de San Martín La colonización de La Macarena en un poema de 1976 Cáqueza hace parte de la ruta literaria de La Vorágine Diálogos “En  Armonías Colombianas” con Palo Cruzao Tras las huellas del antiguo camino de herradura entre Bogotá y Villavicencio Por el camino de Apiay Francisco de Paula Santander en 1816 llegó a los Llanos Las aves inspiración de cultores llaneros El racionamiento de agua en Bogotá saca a flote el proyecto Chingaza II. En el Día Internacional de los Monumentos memoria de obra natural y cultural Desmemoria arquitectónica de nuestras ciudades: la experiencia de Villavicencio

Comparte esta publicación

Facebook

Categorías

  • Histórica y Cultural
  • Medio Ambiente
  • Otros Autores
  • Principal