Cápsulas orinoquenses para mitigar la cuarentena

Región Orinoquia: Villavicencio cumple su 180 aniversario oficial.

La fecha del 6 de abril está marcada de manera oficial para celebrar el aniversario de la capital del Meta, cuyo nombre primigenio fue Gramalote pueblo al que le tomaron como punto de partida a 1840.Hasta el 21 de octubre de 1850 llevó el primer nombre, porque le fue cambiado por el de Villavicencio. Con base en lo anterior, son 180 años los que en el primer lunes de abril cumplirá Gramalote después Villavicencio.

Por este motivo rescato el aporte periodístico de enfoque histórico que a Llano 7 días le hice en el año 2000, cuando sucedió la 160 celebración. Fue publicado con imágenes a doble página en la edición del 7 de abril.

Citas que describen al añejo Villavicencio: Entre los años 1855 y 1955 ilustres personajes dejaron escritas sus impresiones sobre el caserío de Villavicencio. Excepto el último todos fueron visitantes. Las descripciones en referencia son las siguientes: Ramón Azuola, 1855: “Villavicencio es un pueblo de reciente data. Sus habitantes son pobres e ignorantes y aun cuando su localidad les brinda las mayores ventajas para adelantar y enriquecerse, parece que las mismas facilidades desembarazan sus movimientos, no acertando a manejarse, enmarañados como se hallan entre las costumbres de la cordillera y las de los llanos, entre las industrias de las tierras altas y la especulaciones de los calurosos valles”.

Emiliano Restrepo E., 1870: “Villavicencio es una pequeña aldea de seiscientos a ochocientos habitantes, cuya fundación se remonta a los años 1842 y 1843 y que permaneció en estado de crisálida hasta hace unos cinco o seis años, desde cuyo tiempo principió a dar señales manifiestas de vida, de animación y de progreso”.M. Edwar André, 1865: “De casas pintorescas cubiertas de techos formados por hojas de de palma y sus paredes levantadas en maderas recubiertas con barro mezclado con hierbas y luego blanqueadas con cal, y anjeo de alambre reemplazando las ventanas.Las calles, rectas trazadas a cordel y formando ángulos rectos, con grandes solares”.

Ernest Rothlisberger, 1883: “Este pueblo, recostado a la cordillera y no fundado hasta 1842, consta de una calle bastante larga, que está trazada en dirección a los montes y recibe lo vientos que desde ellos soplan, de una gran plaza cuadrangular cubierta de yerba y de algunas callejas afluentes”.

Rufino Gutiérrez, 1887: “La cabecera –Villavicencio- es una población pajiza en su totalidad, de aspecto no desagradable, compuesta de 15 manzanas, 130 casas, que no tienen los solares cercados: once calles y una plaza circuida de árboles frutales y con el obligado caucho en la mitad”.

José Calazans (sacerdote), 1889: “Villavicencio, cuya parte material es, por desgracia, hoy un montón de escombros restos de un terrible incendio, pero que su industria y activas labores agrícolas alimentan un comercio de bastante significación ya con la capital, ya con la provincia de Oriente”.

José Eustasio Rivera, 1916: “Más allá de Villavicencio, población importante de calles empedradas, de luz eléctrica y acueducto, se extiende una selva de más de 30 kilómetros de anchura, que va desde los ejidos de la población hasta el linde de los pajonales pequeños”.

Eduardo Carranza F., 1955: “Aquí mi bella y amada ciudad de Villavicencio, en la orilla del llano sin fin, a la que siento desde lejos el deseo de besarle los ojos, Villavicencio, en cuya puerta, piafando, me espera un potro”. Las anteriores ocho cronológicas visiones del mismo sitio, Villavicencio, nos describen características urbanísticas, geográficas y sociológicas del pequeño caserío hoy convertido en ciudad.

Para la época de la publicación de las descripciones en Llano 7 días, me desempeñaba como director de la Casa de la Cultura de Villavicencio. Ilustraciones. Fotografías de las páginas 12 y 13 de la edición en las que fueron publicados los añejos comentarios. Hasta las siguientes cápsulas.

Villavicencio, domingo 5 de abril de 2020. Es el décimo séptimo día de confinamiento en la capital del Meta y en otros municipios del departamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We are glad you have chosen to leave a comment. Please keep in mind that comments are moderated according to our comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones Recientes

En 1871 expedición bajó desde Tolima por el camino sanjuanero al territorio de San Martín La colonización de La Macarena en un poema de 1976 Cáqueza hace parte de la ruta literaria de La Vorágine Diálogos “En  Armonías Colombianas” con Palo Cruzao Tras las huellas del antiguo camino de herradura entre Bogotá y Villavicencio Por el camino de Apiay Francisco de Paula Santander en 1816 llegó a los Llanos Las aves inspiración de cultores llaneros El racionamiento de agua en Bogotá saca a flote el proyecto Chingaza II. En el Día Internacional de los Monumentos memoria de obra natural y cultural Desmemoria arquitectónica de nuestras ciudades: la experiencia de Villavicencio

Comparte esta publicación

Facebook

Categorías

  • Histórica y Cultural
  • Medio Ambiente
  • Otros Autores
  • Principal