Reservas Naturales Rey Zamuro y Hacienda Matarredonda 

“La principal actividad es la preservación y el amigable uso de toda la riqueza ambiental de la gran área  de reserva, son aproximadamente 1.200 hectáreas, que comprende un intocado espeso bosque en el que aún es posible avistar tigre, venado y otras especies animales”.

Es sanmartinera propiedad familiar, tronco raizal Enciso, que data de la segunda mitad de mil ochocientos. En Matarredonda se oferta turismo científico, agropecuario y ecológico. (Foto: Óscar A. Pabón M.)

En el año 2012 Alberto Baquero N., Hugo Mantilla T. y quien les narra esta crónica en cumplimiento de trabajo investigativo para la EMSA, con la amable anuencia de Gladys Tamayo E., su propietaria, estuvimos en una Reserva Natural de la Sociedad Civil localizada en la zona rural del metense municipio de San Martín. Como anfitriona ella estuvo y fue nuestra fuente primaria.

Tan acogedor reservorio en la vereda La Novilla se denomina Rey Zamuro: Hacienda Matarredonda. Para ser ecuánime debo decir que a esta propiedad se le suma la de Las Pampas de Lalo Enciso y que las dos son colindantes con la famosa finca de Matupa.

Al entrar en contacto con sus actuales propietarios de inmediato llama la atención es saber que desde la segunda mitad del siglo XIX la gran hacienda ha pertenecido a la familia Enciso, lo que quiere decir que su tenencia es centenaria y ellos lo soportan con documentos de esa época que certifican dicha posesión con fines ganaderos.

G:\Rey Zamuro atardecer.jpg
Edénico atardecer en Matarredonda. En su sistema de serranía hay nacimientos de aguas que corren hacia las cabeceras del Meta y otras al río Ariari. (Foto: Óscar A. Pabón M.)

En lo referente a su riqueza paisajística se la deparan sus topografías puesto que dichas fincas tienen sabanas y serranías, situación física que les da connotaciones ambientales de particular complejidad en su flora y fauna nativas, además de tener espejos de agua y ser nacimiento de muchos caños, cañadas y hasta ríos. 

Salvo las labores de ganadería no extensiva, la principal actividad que allí manejan es la preservación y el amigable uso toda la riqueza ambiental de la gran área  de reserva, son aproximadamente 1.200 hectáreas, que comprende un intocado espeso bosque en el que aún es posible avistar tigre, venado y otras especies animales ya difíciles de encontrar en esa región distante unos 40 kilómetros de la cabecera municipal. 

Durante algunas décadas quien ejerce como encargado de Matarredonda es un personaje con reconocimiento folclórico más allá de su municipio. Él se llama Manuel Torres R., Chicuaco, hombre faculto a quien Gladys Tamayo Enciso, su gentil patrona, le ha depositado toda su confianza.

G:\Rey Zamuro Chicuaco.jpg
Chicuaco o Manuel Torres R., es sabio vaquero, baquiano de todos los caminos y recovecos de Matarredonda, también es cantautor de joropos y portador de tonos de vaquería. (Foto: Óscar A. Pabón M.).

Tanto en Matarredonda como en Las Pampas, sus casas de habitación están acondicionadas para atender turismo cultural por la ganadería tradicional y científico como quiera que es un laboratorio vivo, de ahí que con alguna regularidad reciben tanto a grupos universitarios de Bogotá y a ciudadanos europeos. También tienen la opción de zonas de camping.

En la cuenta del Facebook de la Reservas Naturales Rey Zamuro y Matarredonda está la actual oferta de servicios para sus visitantes. Esta gama se compone de: Cocina Nativa (nuevo plato), Recorridos enfocados en avistamiento de aves y primates, Búsqueda nocturna de anfibios y reptiles, Recorrido etnobotánico por el bosque y la sabana, Sumergirse en el Morichal (fauna acuática), Usos sostenible de la sabana: Apicultura (cupos limitados), Taller de ordeño, Amanecer Llanero,  Atardecer Llanero, Taller de pesca tradicional, Juego cultural de Vaquería y Saberes tradicionales y  Escuchar el bosque, entre otras atracciones.

G:\Rey Zamuro casa.jpg
Vista posterior de la cómoda casa de Matarredonda, patrimonial inmueble que guarda la memoria familiar de sus propietarios. (Foto: Óscar A. Pabón M.).

En el Meta muy pocas personas saben que en territorio rural del municipio de San Martín se localiza esta Reserva ecológica de la sociedad civil convertida en Importante centro de investigaciones, la cual es más conocida por instituciones de educación superior del interior del país. Un ejemplo reciente es la calificación académica como mejor tesis de pregrado de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de los Andes, realizada por la estudiante Sophía Bohórquez del equipo Bothroperio, quien llevó a cabo su investigación sobre la serpiente Cuatronarices en el sanmartinero laboratorio vivo de la Reserva Natural Rey Zamuro: Hacienda Matarredonda.

3 respuestas a “Reservas Naturales Rey Zamuro y Hacienda Matarredonda ”

  1. Dario Cardenas Garcia dice:

    Buenas tardes Oscar,
    Excelente descripción de tan maravillosa reserva natural, que permite destacar a los propietarios, por su mente abierta para atender a los científicos, estudiantes y demás visitantes a este laboratorio biológico natural empotrado en el Municipio del San Martín, con ecosistemas naturales de sabana y serranía, lo cual permiten una gran diversidad de su fauna y flora.
    Gracias estimado Oscar por darnos a conocer en buena hora tan maravilloso espectáculo, escenario de educación, capacitación, desarrollo tecnológico y de transferencia natural del saber.

  2. Eduardo Rozo dice:

    Oscar muy buena descripción haces. Y estimulas el turismo costumbrista y ecologico

  3. LUIS IGNACIO BETANCOURT SILGUERO dice:

    Como afiliado a RESNATUR tuve la fortuna de conocer la reserva natural El Rey Zamuro en San Martin. Excelente,mágico y acogedor lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We are glad you have chosen to leave a comment. Please keep in mind that comments are moderated according to our comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones Recientes

En 1871 expedición bajó desde Tolima por el camino sanjuanero al territorio de San Martín La colonización de La Macarena en un poema de 1976 Cáqueza hace parte de la ruta literaria de La Vorágine Diálogos “En  Armonías Colombianas” con Palo Cruzao Tras las huellas del antiguo camino de herradura entre Bogotá y Villavicencio Por el camino de Apiay Francisco de Paula Santander en 1816 llegó a los Llanos Las aves inspiración de cultores llaneros El racionamiento de agua en Bogotá saca a flote el proyecto Chingaza II. En el Día Internacional de los Monumentos memoria de obra natural y cultural Desmemoria arquitectónica de nuestras ciudades: la experiencia de Villavicencio

Comparte esta publicación

Facebook

Categorías

  • Histórica y Cultural
  • Medio Ambiente
  • Otros Autores
  • Principal