El busto de Antonio Villavicencio en la Plaza de Banderas

Las dos partes acordaron que la escultura fuera un busto y el valor estimado por el autor Álvaro Vásquez S. fue de $100 mil pesos. Al artista le pedimos rebaja pero no la hubo, contó mi mamá”.

A partir del sábado 6 de abril de 1985 el busto de Antonio Villavicencio quedó en la Plaza de Banderas de la capital metense. Fue donado por la Asociación de Artesanas del Meta, su  autor es el Maestro de Álvaro Vásquez S. (Foto: archivo familia Pabón M.)

Resulta normal el desconocimiento colectivo de algunas acciones plausibles para la capital del Meta realizadas a través del tiempo por personas naturales y jurídicas. Por ello en esta crónica quiero divulgar una de esas refundidas historias locales sucedida hace 38 años con motivo del aniversario oficial de Villavicencio.

Acerca del busto de Antonio Villavicencio:

Durante su periodo como alcalde Omar Armando Baquero Soler preparó la celebración de la fecha aniversaria de la capital metense correspondiente a la versión de 1985. La organización comenzó desde el año anterior

Con el fin de dotar a la Plaza de Banderas con la imagen material del personaje de cuyo apellido derivó el segundo nombre que tuvo la ciudad, le propuso a la directiva de la Asociación de Artesanos del Meta, Adameta, que el municipio no le cobraba impuesto por la realización de sus ferias artesanales pero que a cambio esa entidad debía costear la elaboración de una escultura de don Antonio Villavicencio.

Para la época mi señora madre ocupaba el cargo de presidenta de la organización gremial, así que ella, doña Rita, fue mi fuente primaria para algunos datos de este micro relato local.

Manos a la obra:

A la directiva de la Adameta le sugirieron acudir al villavicense Maestro Álvaro Vásquez Sánchez, graduado en la Universidad Nacional, para que con él contratara la producción de la obra artística. 

Hicieron el negocio durante el segundo semestre de 1984. Las dos partes acordaron que la escultura fuera un busto y el valor estimado por el autor fue de $100 mil pesos. “Al artista le pedimos rebaja pero no la hubo” contó mi mamá.

La entrega del busto de Villavicencio a las artesanas:

El Maestro Vásquez S. luego de investigar sobre la vida del patriota ecuatoriano realizó el trabajo y procedió a entregarlo a quienes se lo habían encargado.

Así, en el mes de enero de 1985 a satisfacción la obra fue recibida y cancelada. Como la Adameta no tenía sede le tocó a su presidenta guardar la escultura hasta que llegara el momento de entregarla a la alcaldía.

Ante esta circunstancia la sala de nuestra casa en el barrio Villa Julia desde una tarde de enero por algunas semanas fue morada/bodega del busto de Antonio Villavicencio.

La obra artística encargada a Álvaro Vásquez S. fue recibida a satisfacción por la Adameta  (Foto: archivo familia Pabón M.)

Sobre este hecho guardo la siguiente anécdota risible. Resulta que la tarde del día cuando llevaron la obra artística yo no estaba en casa, solo regresé pasadas las 10:00 pm cuando todos estaban acostados.

Así que a oscuras ingresé a la sala y encendí la luz. Mayúsculo susto me llevé cuando cerca de mí observé en el piso el volumen del medio cuerpo humano, con un brazo hacia atrás y la boca abierta, tal como lo muestra la foto.

Tan enorme sorpresa la tuve debido a que yo no estaba enterado del compromiso que mi mamá como presidenta de la Adameta ese día asumió.

Cabe aquí contar que la razón por la cual el Maestro Vásquez S. a su obra la creó de esa manera, fue por la forma como según dice la biografía terminó la vida del quiteño Antonio Villavicencio y Verástegui, a quien los realistas en Bogotá lo condenaron a muerte siendo ejecutado el 6 de junio de 1816.

Lo fusilaron por la espalda. Tan desgarrador momento final fue el que el escultor plasmó en su obra.

E:\Busto A Vcio.jpg
Interpretación del artista Álvaro Vásquez S. al fusilamiento que por la espalda le dieron al  ecuatoriano súbdito (Foto: Óscar A. Pabón M.)

La develación del busto de Antonio Villavicencio Verástegui:

El sábado 6 de abril de 1985, fecha oficial de Villavicencio, en ceremonia cumplida en la Plaza de Banderas fue descubierto el busto en recordación de Antonio Villavicencio, obra artística que instalaron sobre un pedestal en el que se fijó la placa respectiva. Contó mi mamá que en los textos no le dieron el crédito a la Adameta.

El acto cívico fue público y lo presidió el ingeniero Omar Armando Baquero Soler, alcalde del municipio de Villavicencio, acompañado de los conformantes del Comité Cívico, también las autoridades civiles, eclesiásticas y militares de la jurisdicción.

Como se observa en la foto del inicio de esta memoria, ese día algunas integrantes de la Adameta posaron junto a la escultura donada por su organización. Ellas son de izquierda a derecha: Josefa de Ospina, Marta de Thierry, Rita Monroy de Pabón y Alicia de Caicedo.

Pertinentes adendas:

El prócer ecuatoriano Antonio Villavicencio Verástegui nunca vino a nuestra región, sin embargo para rendirle homenaje por los servicios prestados a la Patria durante el período de la Independencia la Cámara Provincial de Bogotá mediante la Ordenanza # 106 del 21 de octubre de 1850 con su apellido rebautizó al pequeño pueblo que hasta ese momento se llamó Gramalote.

A través de los años la obra artística, busto de Antonio Villavicencio, ha sido intervenida y cambiada su ubicación dentro del espacio público. 

Sobre el origen de la Plaza de Banderas digo que se construyó en terreno que fue sede de la municipal plaza de ferias ganaderas. El proyecto lo lideró el Comité Cívico de Villavicencio conformado por entidades oficiales y de la sociedad civil.

E:\Plaza de banderas.jpg
Plaza de Banderas de Villavicencio (Foto: Óscar A Pabón M.)

Quizá el mayor inconveniente para la culminación de la obra fue la consecución de las metálicas astas que al final fueron apadrinadas y donadas. Creo que son treinta y cinco unidades.

La inauguración de este villavicense espacio público desde entonces conocido como Plaza de Banderas ocurrió un lustro antes de la celebración del sesquicentenario oficial de la capital del Meta, es decir el 6 de abril de 1990.

Nota: la primera versión de esta crónica fue redactada y compartida el 5 de abril de 2016. La presente ha sido corregida y aumentada.

8 respuestas a “El busto de Antonio Villavicencio en la Plaza de Banderas”

  1. Dario Cardenas Garcia dice:

    Apreciado Oscar,
    Como siempre tus escritos están llenos de historia, hoy dedicado al busto de Antonio Villavicencio , una iniciativa de la Asociación de Artesanas, donde tu madre ocupa un papel protagónico, y que me alegra, porque la genética está plasmada en tu liderazgo y como historiador; al igual el significado que representa para la ciudad la plaza de banderas, donde permanece el busto de Antonio Villavicencio.

    Como hijo adoptivo dé Villavicencio y como Llano adicto u Orinocólogo, gracias Oscar por recordarnos la historia de la ciudad y de la región con la elegancia de su pluma con que plasmas tus artículos, acompañado de tu gran sabiduría y talento humano.

  2. Herminda Navarro dice:

    Muy bien Oscar, por todas las crónicas y reseñas, siempre resaltando las memorias de nuestra ciudad, excelente

  3. Luis Alfredo Rodríguez umaña dice:

    Interesante historia, no conocía los pormenores de la obra, el recorrido que haces es muy completo, felicitaciones por tan excelente escrito. Gracias por la labor cultural e histórica que haces para nuestra Villavo la bella.

  4. Juan Pablo Bernal dice:

    Óscar, gracias por lo conciso y detallado de ésta parte de la historia de Villavicencio.

    ¡Menudo susto al encontrarse con medio cuerpo “escultural” en la sala de su casa!.

    • Oscar Pabón Monroy dice:

      Juan Pablo: el susto fue grande, pues nada grata sorpresa fue mirar en el piso a “alguien” con un brazo en la espalda y con la boca abierta.

      La historia está llena de micro historias.

      Saludo cordial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We are glad you have chosen to leave a comment. Please keep in mind that comments are moderated according to our comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones Recientes

En 1871 expedición bajó desde Tolima por el camino sanjuanero al territorio de San Martín La colonización de La Macarena en un poema de 1976 Cáqueza hace parte de la ruta literaria de La Vorágine Diálogos “En  Armonías Colombianas” con Palo Cruzao Tras las huellas del antiguo camino de herradura entre Bogotá y Villavicencio Por el camino de Apiay Francisco de Paula Santander en 1816 llegó a los Llanos Las aves inspiración de cultores llaneros El racionamiento de agua en Bogotá saca a flote el proyecto Chingaza II. En el Día Internacional de los Monumentos memoria de obra natural y cultural Desmemoria arquitectónica de nuestras ciudades: la experiencia de Villavicencio

Comparte esta publicación

Facebook

Categorías

  • Histórica y Cultural
  • Medio Ambiente
  • Otros Autores
  • Principal