Hace 146 años al caserío de Villavicencio extranjero naturalista llegó

“A lo mejor muchas de las especies vegetales que al comienzo de 1876 en los alrededores de Villavicencio y en la ruta a las salinas de Upín el expedicionario Edouard André recogió prosperaron en París y en tiempos presentes conforman museos naturalistas de Francia”

Llegada al caserío de Villavicencio el 2 de enero de 1876, es el título de este grabado autoría del artista Riou

Innegable es que tras cinco años de la firma del Acuerdo Final de Paz el departamento del Meta rápido se convirtió en estratégico objetivo para el Turismo Natural, todo gracias a la variedad de paisajes y climas de sus geografías.

Junto a los masivos flujos de visitantes en busca de paradisíacos ríos y bellas cascadas el turismo científico de observación de aves y de flora nativa también se destaca.

La contemplación de flora, más de orquídeas y de pasifloras, aunque silenciosa convoca a especializados turistas extranjeros que han venido y vendrán solo con el interés de mirar y fotografiar in situ flores que en sus países únicamente pueden ver en museos vivos y en publicaciones.

Con el anterior preámbulo ahora cuento que durante la segunda parte de la centuria de mil ochocientos, un europeo llegó a la capital metense más que a contemplar fauna y flora. Fue el domingo 2 de enero de 1876 cuando a cumplir un encargo científico de su gobierno vino a estos lares.

Luego de cinco jornadas -es decir días- de desplazamiento desde Bogotá un extranjero llegó al pequeño poblado de Villavicencio, lo hizo por sugerencia de Santiago Pérez M. entonces presidente colombiano

Hablo del súbdito francés Edouard André quien cambió su rumbo luego de escuchar lo siguiente de boca del mandatario Pérez Manosalva:

”¿ Y por qué usted no visita antes los Llanos de San Martín?, es aquella una de las provincias, al Este de Bogotá, casi del todo desconocida, y en la cual le aseguro a usted una buena cosecha. Si le parece bien visitarla cuente usted con mi apoyo decidido”.

El expedicionario con su grupo de trabajo organizó su base de operaciones en el poblado. Después procedió a practicar salidas de campo por los alrededores del caserío, también a las minas salinas de Upín en la hoy municipalidad de Restrepo, resultó ser el más distante territorio al que llegó.

La misión del naturista André era la de capturar ejemplares de especies vegetales y animales propias del entorno local. Por tanto con sus pueblerinos auxiliares recogió y disecó micos, aves, insectos y reptiles, así como muchas plantas y semillas, material que bien empacado despachó para los museos naturalistas de París.

Hace ciento cuarenta y seis años en sus recorridos por las márgenes del río Guatiquía el europeo André se asombró al mirar abundantes palmas de Corneto, (Grabado autoría del artista Riou)

En cada recorrido se maravilló con las bondades que la naturaleza le prodigó a la tropical región. Localizó plantas no conocidas y por tanto no clasificadas científicamente, teniendo el honor de bautizarlas. Cerca al río Guatiquía encontró muchos ejemplares de la palma variedad Corneto, de la que hizo el siguiente comentario:

“En sus orillas había de encontrar una de las palmas más hermosas de los Llanos, el corneto. Este árbol soberbio era conocido ya de muchos botánicos que han publicado de él interesantísimas descripciones. Pero nadie que yo sepa, había logrado introducirlo vivo a Europa, y esto es lo que iba yo a intentar”.

El señor André fue también víctima de las chanzas de los lugareños. Así, cuando estaban en un sector boscoso alguno de sus ayudantes al mirar un nido de avispas las alborotó haciendo que los insectos atacaran al desprevenido visitante.

A lo mejor muchas de las especies vegetales que al comienzo de 1876 en los alrededores de Villavicencio y en la ruta a las salinas de Upín el expedicionario Edouard André recogió prosperaron en París y en tiempos presentes conforman centros de investigación botánica en Francia.

El extranjero escribió la bitácora de su viaje cumplido hace 146 años por nuestros territorios en amenas crónicas que están consignadas en el libro titulado “Viaje a la América Equinoccial”.

Con fines investigativos los yacimientos salinos de Upín fueron visitados por el súbdito francés (Grabado autoría del artista Riou)

Llama la atención que en los escasos datos biográficos del personaje central de esta crónica lo denominan de profesión Jardinero Naturista, quien nació en 1840 año que según la historia oficial es el mismo del surgimiento de caserío Gramalote luego Villavicencio.

Tenía 36 años de edad Edouard André cuando recorrió este sector de los llanos de San Martín nombre que para entonces tenía el hoy departamento del Meta, en el que practicó extractivismo de flora y fauna.

Haciendo cuentas, el súbdito francés partió de Bogotá por el camino de herradura el miércoles 29 de diciembre de 1875 y como antes se dijo, al caserío de Villavicencio arribó el domingo 2 de enero de 1876. Coinciden dichos calendarios de hace ciento cuarenta y seis años con los que vivimos hoy en la transición del 2021 y al 2022.

Las tres imágenes que ilustran esta crónica son autoría de Riou artista también de Francia quien allá los hizo en técnica de grabado a partir de los relatos que su amigo André le narró, obras que están publicadas en el libro Geografía Pintoresca de Colombia, Litografía Arco, Bogotá 1980.  

6 respuestas a “Hace 146 años al caserío de Villavicencio extranjero naturalista llegó”

  1. Eduardo Rozo dice:

    6 años después de el viaje que realizó Emiliano Restrepo, plasmado en su libro “ UNA EXCURSIÓN AL TERRITORIO DE SAN MARTIN”.

  2. Jairo Ruiz Churión dice:

    Alguien puede explicar ¿qué palma o árbol Edward Andre denominó “corneto”?

  3. Sofía serrano dice:

    También quisiera saber que palma es el CORNETO?

  4. Óscar Pabon M dice:

    Buen día apreciado Jairo. Como respuesta a su inquietud sobre la palma de Corneto que E. André en abundancia observó en las orillas del río Guatiquía, le comparto el siguiente artículo sobre dicha especie botánica. Espero que dicho artículo le responda su pregunta:

    https://www.sinchi.org.co/files/PUBLICACIONES%20DIGITALES/Fichas%20Tecnicas%20agroforestal/Fichas%20Tecnicas%20de%20Especies%20de%20uso%20Forestal%20y%20Agroforestal%20de%20la%20Amazonia%20Colombiana_03%20CORNETO.pdf

    Saludo cordial.

  5. Dario Cardenas García dice:

    Cordial saludo Oscar,
    Excelente artículo, que concatena con el anterior, por el uso del camino de herradura del expedicionario francés, entre Bogota y Gramalote, hoy Villavicencio, utilizado por los ganaderos y comerciantes, en el traslado del ganado y el uso del equino como medio de transporte, tanto de productores como conerciantes.

    Llama la atención, el ofrecimiento del presidente de la República de la época, para que por su hermosura natural de sus ecosistemas y sus recursos, visitara la región de los Llanos Oriéntales ( San Martín de los Llanos, hoy departamento del Meta), el francescseñor Edourd André de profesión Jardinero naturista, que aprovechó muy bien su visita alrededor del caserío Gramalote y la región de las salinas de Upin, recolectando flora y fauna nativa, que hoy muestran con orgullo los franceses, y que hoy por la legislación colombiana, no perimitiria su extracción. Quizás, esta gestión, es la que aún falta para diagnosticar y clasificar el número de especies nativas tanto animales como vegetales, porque , para citar un ejemplo de las 1500 especies de peces existentes en el país, podrían haber unas 500 en la vertiente del Orinoco, y si acaso no llegan a 10 las identificadas y clasificadas taxonomicamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We are glad you have chosen to leave a comment. Please keep in mind that comments are moderated according to our comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones Recientes

En 1871 expedición bajó desde Tolima por el camino sanjuanero al territorio de San Martín La colonización de La Macarena en un poema de 1976 Cáqueza hace parte de la ruta literaria de La Vorágine Diálogos “En  Armonías Colombianas” con Palo Cruzao Tras las huellas del antiguo camino de herradura entre Bogotá y Villavicencio Por el camino de Apiay Francisco de Paula Santander en 1816 llegó a los Llanos Las aves inspiración de cultores llaneros El racionamiento de agua en Bogotá saca a flote el proyecto Chingaza II. En el Día Internacional de los Monumentos memoria de obra natural y cultural Desmemoria arquitectónica de nuestras ciudades: la experiencia de Villavicencio

Comparte esta publicación

Facebook

Categorías

  • Histórica y Cultural
  • Medio Ambiente
  • Otros Autores
  • Principal