Asistimos a la extinción de un cultural patrimonio inmaterial metense

Hay que contar que en los aprendizajes del oficio de arte popular estuvo presente el empirismo, la estética y la creatividad de cada exponente.

Por: Óscar Alfonso Pabón Monroy/ Comunicador Social Comunitario (*)

Al final del año 2010 por encargo del Instituto de Cultura del Meta realicé el contenido de la cartilla Valoremos el Patrimonio Cultural del Meta, publicación impresa con un tiraje de 500 ejemplares.

Cartilla Valoremos el Patrimonio Cultural del Meta

En la página # 17 del documento hice alusión del villavicense Arte Plumario con la siguiente alerta:

“Esta delicada manualidad tiene cierto riesgo de desaparición, pues son pocas las artesanas especializadas y el oficio no se enseña”, acompañé esa nota con la imagen de una obra elaborada por doña Blanca Morales de Herrera.

Han pasado casi once años desde la aparición de la referida cartilla sin que hubiera habido alguna acción para conservar la manualidad del Arte Plumario, en cambio buena parte de las portadoras de ese saber han fallecido.

A continuación armo la relación aproximada de las señoras que en Villavicencio desarrollaron el oficio de elaborar flores teniendo como principal materia prima plumas de pato o de gallina.

Arte Plumario

Según el historiador Jairo Ruiz Ch. pioneras fueron las hermanas Elvira y Elisa Cubillos. En mis recuerdos ubico luego a la señora Blanca Morales de Herrera, falleció el sábado anterior, quien además incursionó haciendo cuadros con figuras de mariposas a partir de plumas que ambientaba con paisajes que pintaba.

Después un buen número de integrantes de la Asociación de Artesanos del Meta –Adameta- comenzó a cultivar el manual oficio artístico produciendo flores que vendieron en las periódicas ferias artesanales que por años organizaron.

Entre otras señoras puedo mencionar a Lourdes, Hilda de Vigoya, Alicia de Caicedo, Josefa de Ospina, Rita Monroy de Pabón, Carmen de Ortiz, Florentina Dueñas de Táutiva y Ester Jaspe la única que hoy vive y padece problemas de salud por tanto ya no elabora flores.

Hay que contar que en los aprendizajes del oficio de arte popular estuvo presente el empirismo, la estética y la creatividad de cada exponente.

Con base en lo anterior, al quedar el Meta sin portadoras de este tradicional oficio manual sin notarse mucho hoy estamos asistiendo al ocaso del Arte Plumario que por no haber sido documentado, tampoco inventariado ni incluido dentro de la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de Villavicencio y del departamento, se quedó sin el obligado Plan Especial de Salvaguardia –PES-.

De la cartilla Valoremos el Patrimonio Cultural del Meta, editada en 2010, conservo la versión electrónica.

(*) Vigía del Patrimonio Cultural y Natural

3 respuestas a “Asistimos a la extinción de un cultural patrimonio inmaterial metense”

  1. Jairo Ruiz Churión dice:

    Buena crónica Oscarin. ¿Pero qué se puede esperar de estos entes culturales que no tienen sensibilidad para los trabajos manuales?

  2. Mauricio R Apolinar dice:

    Buenos días, señor Óscar, le escribo porque me gustaría tener la cartilla Valoremos el Patrimonio Cultural del Meta, la versión electrónica. Si es tan amable de compartir, muchas gracias y espero su pronta respuesta.

  3. Óscar Pabon M dice:

    Buen día Mauricio. Con gusto le envío la cartilla, por favor me comparte su e mail. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We are glad you have chosen to leave a comment. Please keep in mind that comments are moderated according to our comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones Recientes

En 1871 expedición bajó desde Tolima por el camino sanjuanero al territorio de San Martín La colonización de La Macarena en un poema de 1976 Cáqueza hace parte de la ruta literaria de La Vorágine Diálogos “En  Armonías Colombianas” con Palo Cruzao Tras las huellas del antiguo camino de herradura entre Bogotá y Villavicencio Por el camino de Apiay Francisco de Paula Santander en 1816 llegó a los Llanos Las aves inspiración de cultores llaneros El racionamiento de agua en Bogotá saca a flote el proyecto Chingaza II. En el Día Internacional de los Monumentos memoria de obra natural y cultural Desmemoria arquitectónica de nuestras ciudades: la experiencia de Villavicencio

Comparte esta publicación

Facebook

Categorías

  • Histórica y Cultural
  • Medio Ambiente
  • Otros Autores
  • Principal